Avispa velutina, mosquito tigre, garrapata africana, medusa carabela portuguesa, … ¿Cómo llegaron? ¿Qué enfermedades pueden transmitir?

La avispa velutina, el mosquito tigre o la garrapata africana son ejemplos de especies invasoras que han llegado para quedarse.

Es bien sabido por todos que el cambio climático y la globalización están cambiando el equilibrio natural de muchos ecosistemas, ya sea por la degradación de estos debido a sequias, aumentos de temperatura, incendios, o a padecer fenómenos naturales cada vez más extremos.

   Sin embargo, un factor muy importante a tener en cuenta es la aparición de especies invasoras que desplazan a las autóctonas y que además de afectar al ecosistema pueden suponer un grave peligro para los humanos. Buenos ejemplos de animales exóticos que han llegado a nuestros hábitats terrestres y marinos son la avispa velutina o avispa asiática, el mosquito tigre, la garrapata africana, escorpiones americanos, asiáticos y africanos, mejillón cebra, cotorra, rana toro, quitidrio, o la medusa carabela portuguesa.

Algunos de estos animales exóticos han conseguido llegar por sus propios medios y otras han llegado a través de introducciones accidentales o provocadas. Muchas personas compran especies exóticas que al cabo del tiempo, por no saber cuidar adecuadamente, acaban soltando en la naturaleza, provocando el inicio de una invasión de la nueva especie en que acaba desplazando a la fauna autóctona, son ejemplos conocidos la tortuga de florida, la gambusia, los escorpiones americanos, asiáticos y africanos, la cotorra,…

Otras veces, sin embargo, se trata de invasiones provocadas por actividades del ser humano que querían sacar un rendimiento económico de alguna especie y se introdujo sin pensar en las consecuencias, son ejemplos el cangrejo americano, el siluro, o el visón americano.

Lo que está claro es que esta fauna exótica proveniente de ecosistemas más hostiles ha conseguido adaptarse a los de nuestro país donde no tienen depredadores naturales y se están expandiendo y apoderándose del territorio de la península ibérica y en algunos casos también de islas, tanto en Baleares como en Canarias.

Flora exótica invasora.

  Pero cuando hablamos de especies invasoras no hablamos solo de animales, la globalización ha propiciado la importación de muchas plantas que se han escapado al control humano y se están expandiendo a su antojo, como las acacias, la uña de gato que se expande por los litorales del mediterráneo y del atlántico, o el jacinto de agua.

   Muchas veces, tanto animales como plantas, además de colonizar, son también anfitriones de otros huéspedes que se introducen con ellos, estamos hablando de microorganismos como hongos o bacterias que acaban afectando a la flora y la fauna autóctonas, ejemplos recientes de ello son la xylella fastidiosa o el quitidrio.

   La invasión de nuevas especies tropicales procedentes de otros continentes, suponen una amenaza para la salud, ya que nos traerán nuevas enfermedades en pleno siglo XXI.

Enfermedades que pueden transmitir.

   Estas invasiones de especies suponen un verdadero peligro no solo para los ecosistemas sino también para las personas, ya sea por sus picaduras, como la picadura de avispa velutina o la picadura del mosquito tigre, o por las enfermedades que pueden transmitir, ya que muchas de estas especies pueden ser vectores de contagio de muchas enfermedades tropicales. Estamos hablando de enfermedades tan peligrosas como la fiebre Crimea-congo, la malaria o el dengue, el chikunguña o el zika, aunque por suerte por el momento parece que ninguna transmite el coronavirus (covid-19).

y esto solo es el principio, varios investigadores ya han declarado que están a la espera de que se establezca en nuestro país el mosquito de la fiebre amarilla procedente de Egipto, la famosa avispa mandarinia, también conocida como la avispa asesina o el avispón asiático gigante japonés, procedente de Japón y otros muchos más que acabarán llegando.

avispa velutina
avispa mandarinia

Entra en nuestro menú y conoce más de todas estas especies invasoras y sus terribles consecuencias.